El pulpo gusta
de cualquier manera,
pero esta versión de
Cartagena está riquísima.